El Proyecto de la Gastrobotánica nace…. de un dátil

Rodrigo de la Calle probó en el año 2000 este extraordinario producto y se dio cuenta de que había que recuperarlo e introducirlo en la cocina actual aportándole un valor añadido.
“Porque pertenece a nuestro entorno, porque ha sido cultivado por nuestros antepasados, y porque se lo merece”
datiles

Rodrigo de la Calle, junto con el biólogo Santiago Orts, impulsaron la investigación de nuevas especies y el rescate de vegetales olvidados. Nuevos caminos y senderos inéditos se abrieron entre las hortalizas de la Vega del Tajo y los cítricos del Huerto de Elche.

La esencia de la gastrobotánica radica en recuperar e incorporar a la cocina productos vegetales olvidados, desconocidos o ignorados, pero que no por ello han perdido su profunda y sabrosa personalidad. Todos ellos reverdecen, gracias a la curiosidad, el afán por saber y aprender de la naturaleza.

Reivindicamos la importancia de los vegetales, la estacionalidad de los productos y la calidad de los mismos, apostando por el uso de materias primas sostenibles.

Una cocina natural, que reclama una vuelta a la unión de la naturaleza y la gastronomía.

“En la Gastrobotánica encontré mi manera de utilizar productos en desuso, en extinción, productos inéditos… poder aportar registros nuevos al paladar… Había mucho más campo y lo encontré en una huerta”.

Rodrigo de la Calle